10 puntos claves de un Consultor de Recursos Humanos exitoso.


Un Consultor de Recursos Humanos es quien se encarga de la gestión de ciertos procesos de selección de personal de una empresa mandante, preocupándose desde la venta de los servicios requeridos, como también de la coordinación, búsqueda y gestión de candidatos.

Es el nexo directo entre la empresa, los candidatos y la agencia de recursos humanos.

¿Pero qué habilidades debe tener este consultor para lograr entregar el mejor servicio para sus clientes como también a los candidatos? A continuación presentamos 10 puntos claves para ser un consultor exitoso:

 

 

 

  1. Tener buena comunicación con los interlocutores, con foco en la calidad de esta.

Una de las principales aptitudes que se requiere para ser un buen consultor es mantener una buena comunicación tanto con el cliente como con el candidato.
Debe ser capaz de captar la cultura y necesidades de la empresa. Entender plenamente las funciones del nuevo trabajador y de qué forma debe desempeñarse dentro del equipo de trabajo. Además, un buen levantamiento de perfil garantiza que la calidad de la selección del candidato sea eficaz, dando a conocer información clara y relevante para el candidato como horarios, beneficios, renta, lugar de trabajo, información útil de la empresa, entre otros. Todo esto con el fin de entregar información de calidad y lograr fluidez entre las partes.

  1. Tener conocimientos del rubro.

Gracias a la experiencia del consultor en la gestión de diferentes cargos en el rubro específico de la empresa, este debe ser capaz de aconsejar y asesorar a la empresa en cuanto a bandas salariales del perfil buscado acordes al mercado, sugerencias de competencias más requeridas para el cargo, incluso ayudar con levantamientos de perfil si lo requieren.

También es muy importante la habilidad del consultor para detectar qué tipo de servicio se acomoda más al requerimiento de la empresa, estos pueden ser Servicios Transitorios, Outsourcing, o Reclutamiento y Selección, ya que, muchas veces las empresas no están al tanto de estos conceptos y las leyes laborales asociadas a estas.

  1. Tener conocimientos técnicos

Como punto a favor, siempre es muy valorado que el consultor tenga conocimientos sobre ciertos programas o información técnica del rubro o cargo específico, para comprender y detectar con mayor precisión el perfil buscado y si los candidatos se adecúan correctamente al cargo. Estos pueden ser, diversos programas computacionales, Kpi’s, idiomas, conocimientos de la competencia, entre otros. De esta forma será mucho más fácil dar con el candidato preciso.

  1. Estar presente redes sociales

Hoy en día, existen diversas formas de buscar o publicar empleos, una de las plataformas más importantes son las redes sociales, especialmente LinkedIn, el cual no solamente se utiliza para eso, sino que también para informar y generar una red de contactos.

Un buen consultor debe siempre estar pendiente de las redes sociales para detectar posibles nichos, clientes, candidatos, oportunidades de negocios y estar constantemente entregando consejos y ofreciendo los servicios de la empresa a la cual representa, como también dando a conocer cuál es su trabajo y su expertiz, lo que llamamos el “Personal Branding”. Para eso es muy importante lograr estar siempre presentes en estas redes y entregando información relevante y oportuna que pueda ser de ayuda para su red.

  1. Tener una actitud comercial

Para que un consultor pueda entregar un servicio completo, debe comprender y manejar las directrices comerciales para poder ofrecer lo que más se adecue a la empresa, como también para determinar la factibilidad del negocio. De esta forma podrá vender un servicio con seguridad y empoderamiento.

  1. Ser un profesional metódico y ordenado

Por lo general un consultor debe gestionar varios cargos a la vez de los diversos clientes de su cartera. Es por ello que debe ser capaz de planificarse de forma ordenada, asignando prioridades, pero sin dejar de lado a ningún cliente ni pasar por alto algún detalle de la operación. El Consultor debe tener sus objetivos claros y ser responsable en el cumplimiento de cada uno de ellos demostrando su alto nivel a de autodiciplina y orden. Si el consultor no lleva un correcto orden en sus labores, disminuirán sus tiempos de respuesta y eficacia.

  1. Ser carismático:

Una de las formas de destacar y llegar a las personas es a través del carisma, un consultor con este don crea confianza e inspira. Ser capaz de relacionarse muy bien con las personas, abiertos a disfrutar del trayecto, de lo que hace y demostralo, mirar a los ojos, tener un buen lenguaje corporal, asociado al respeto, a la inclusión y la amabilidad forman parte de la esencia de un Consultor carismático, generando una impresión positiva y duradera en las personas.

  1. Tener conocimientos de la operación del servicio.

Es ideal que el consultor sepa más allá de lo que es atingente a sus labores, saber cómo funciona el servicio entregado desde el reclutamiento y selección del personal, como también las leyes laborales, la gestión documental, los plazos, contratos y documentos legales requeridos, prevención de riesgos, entre otros. Esto permitirá que el Consultor pueda asesorar de mejor forma a sus clientes y entregar información veraz y oportuna también a los candidatos.

  1. Ser detallista

La atención al detalle es una de las competencias que hacen la diferencia entre los demás. Un consultor que se fija bien el tipo de empresa, cómo son los trabajadores, qué áreas están relacionadas y cómo se componen, su forma de trabajar, si tienen buena accesibilidad, o incluso detalles que permitan captar la esencia de la empresa, como también el saber escuchar permitirá reflexionar sobre las reales necesidades y darán pie para que el consultor pueda entregar una mejor información a los candidatos, como también detectar oportunidades de mejora para sus clientes.

  1. Valorar la importancia su trabajo

Las labores de un consultor son de gran importancia para las empresas como también para las personas que buscan trabajo, ya que, son quienes influyen en la entrega de oportunidades laborales a las personas. Buscar a la persona indicada, como también entregar el trabajo indicado para aquella persona requiere de algo más allá que conocimientos y aptitudes, es saber que su trabajo implica relacionarse con personas, quienes tienen necesidades, quienes sienten y viven sus propios conflictos y que con su trabajo pueden aportar en mejorar la vida laboral de una persona. De esa forma, el Consultor al valorar su trabajo y lo trascendente que puede llegar a ser, tratará de entregar la mejor experiencia posible a los candidatos, buscando constantemente mejorar los procesos para que quienes participen se sientan cómodos y valorados.

 

Eleny Díaz Beltrand
Encargada de Marketing y Desarrollo de Negocios
Grupo Alternattiva